• El cuerpo, estructura y funciones


  •   
  • FileName: cuerp_func.pdf [read-online]
    • Abstract: \"El sistema endocrino y el sistema nervioso: principales vías de regu ... plo: fabricar un objeto que represente el tema o elaborar una presentación en Power Point ...

Download the ebook

Distribución gratuita
El Cuerpo Prohibida
su venta
2003-2004
Estructura y Funciones II
de apoyo para el estudio
Programa y material
Licenciatura en Educación Física
Programa para er
la Transformación
y el Fortalecimiento
Académicos de las
Escuelas Normales
semestre
Programa
Introducción
El propósito del curso El Cuerpo. Estructura y Funciones II, que forma parte del tercer
semestre de la Licenciatura en Educación Física, es que los alumnos normalistas conti-
núen el estudio sistemático de la anatomía-funcional y de la expresión inteligente del
movimiento; de las implicaciones de la participación de los niños y los adolescentes en
las actividades físicas, y de su vinculación con las prácticas educativas. También se pro-
fundiza, con un carácter científico, en el estudio de la estructura y funciones del cuerpo,
para realizar su análisis ordenado, como se planteó desde el curso anterior.
A partir de esta idea, los temas que contempla la asignatura se seleccionaron para
que el estudiante pueda reconocer la estructura del cuerpo con sus aparatos, sistemas
y procesos energéticos, que hacen posible el movimiento; de manera particular se estu-
dian los sistemas de regulación de las funciones del organismo.
En el primer curso, los estudiantes tuvieron un acercamiento al estudio general del
cuerpo humano como sistema inteligente y del movimiento corporal como expresión
que vincula aspectos físicos, cognitivos y afectivos de niños y adolescentes; además, ana-
lizaron la estructura del cuerpo humano y sus funciones como un conjunto de sistemas
interrelacionados. Asimismo, reconocieron las posibilidades y limitaciones del sistema lo-
comotor, en relación con el diseño y la aplicación de actividades físicas y estrategias de
trabajo acordes a las características de los alumnos de educación básica.
En este segundo curso, los estudiantes explorarán los procesos bioquímicos bási-
cos que permiten transformar los nutrientes en energía mecánica y hacen posible el
movimiento corporal, así como la relación existente entre los procesos de producción
de energía y la generación del movimiento; también analizan los procesos de regula-
ción a través de las vías endocrinas y nerviosas. En su conjunto estos conocimientos
proporcionarán al futuro docente las bases para la toma de decisiones y la posibilidad
de proponer actividades acordes con las etapas de desarrollo de los niños y los ado-
lescentes en el campo de la aplicación didáctica.
Para lograrlo, será importante que, al realizar las actividades propuestas, retomen
los conocimientos adquiridos en El Cuerpo. Estructura y Funciones I y profundicen en los
temas abordados al incorporar nuevos elementos de estudio. Asimismo, se pretende
que los estudiantes continúen vivenciando experiencias a través de las cuales puedan
vincular la teoría con su cotidianidad, con el fin de adquirir aprendizajes significativos.
El curso se relaciona con otras asignaturas del tercer semestre, en particular con
algunos contenidos de: Desarrollo Corporal y Motricidad II, a través del estudio del
ámbito funcional y de los factores biológicos y ambientales; Desarrollo de los Adoles-
1
centes I y II, en los procesos de crecimiento corporal y el desarrollo de los órganos y las
funciones sexuales, y Formación Perceptivo-Motriz a través del Ritmo I, sobre todo con
el análisis de las posibilidades corporales: sensoriales, expresivas y motrices.
Cabe señalar que los dos cursos de esta asignatura serán referentes para los de Ac-
tividad Física y la Salud I y II, que se desarrollarán en cuarto y quinto semestres.
Organización de los contenidos
El curso El cuerpo. Estructura y Funciones II se organiza para su estudio en cuatro blo-
ques temáticos. En cada uno se presentan los temas, las bibliografías básica y complemen-
taria, así como las actividades sugeridas para el desarrollo de las sesiones de clases; también
se incluyen una actividad de inicio del curso y una de cierre de los dos programas.
El punto de partida de la asignatura es el estudio de la estructura y las funciones de
los sistemas que hacen posible el movimiento del cuerpo. Este es un conocimiento
básico que el docente de educación física requiere para poder diseñar secuencias de
actividades físicas y proponer las que estén al alcance de sus alumnos, evitando sobre-
cargas y ejercicios contraindicados; asimismo, le permiten reconocer las necesidades y
diferencias individuales que presentan los niños y los adolescentes.
En el bloque I, “El sistema digestivo: su estructura y función en el proceso nutri-
cional de niños y adolescentes”, se analiza cómo el organismo adquiere nutrientes y
se hidrata, cuáles son sus principales fuentes de obtención y las fases del proceso de
absorción de dichas substancias.
A partir del estudio del bloque II, “El papel fundamental de los procesos bioquímicos
para generar movimiento”, se profundiza en el conocimiento de la obtención de ener-
gía y de cómo ésta se transforma en energía mecánica; de igual manera se reconoce su
precursor, adenosín trifosfato (ATP), y se analizan los factores que determinan las nece-
sidades energéticas del cuerpo, como la edad, el sexo y el tipo de esfuerzo físico.
Con la finalidad de que los estudiantes normalistas obtengan y desarrollen habilida-
des para la selección y el diseño de actividades, así como para definir su intensidad y
duración, acordes con las posibilidades de los alumnos de educación básica, se revisan
las vías de obtención de energía: a) anaeróbica aláctica, proceso inmediato de produc-
ción de energía; b) anaeróbica láctica, para obtener energía a corto plazo, y c) aeróbica,
que suministra energía a largo plazo. También se analiza la forma de relación que existe
entre éstas, como continnum energético.
Con el bloque III, “El sistema urinario y la piel, funciones y relación con el proceso
de termorregulación corporal. El aparato reproductor”, se inicia el estudio de los facto-
res que intervienen en el proceso de regulación de la temperatura corporal en la
realización de actividades físicas, dado que éstas implican una serie de cambios fisioló-
gicos que tienen por objeto adaptarse al medio externo para mantener equilibrado el
medio interno del organismo, y al mismo tiempo eliminar las sustancias que no requiere.
2
En este bloque, los futuros maestros de educación física examinan la función del apa-
rato urinario y estudian, complementariamente, a la piel, como reguladores de líquidos y
minerales del organismo, además estudian sus manifestaciones: vasoconstricción periférica,
acción de tiritar, irradiación, conducción, convección y evaporación. Asimismo, para facili-
tar la comprensión de los cambios que se presentan en la etapa de la adolescencia se
aborda el estudio de los aparatos reproductores masculino y femenino (apoyando la revisión
que se hace del mismo tema en el curso Desarrollo de los Adolescentes I).
En el bloque IV, “El sistema endocrino y el sistema nervioso: principales vías de regu-
lación del organismo”, se estudia el sistema endocrino, que es el encargado del control
químico del cuerpo, regulador del ritmo biológico de sus funciones y factor que propor-
ciona estabilidad a su medio interno. También se estudia el sistema nervioso, responsable
de coordinar y regular en general las funciones del organismo, constituyéndose en una
vía de comunicación entre todos los sistemas.
Finalmente, como parte fundamental de este programa, se analiza la acción motriz
de niños y adolescentes, donde se involucran todos los procesos anatómico-fisiológicos del
cuerpo, con el propósito de que los estudiantes normalistas sitúen estos conocimientos
en el contexto de la educación básica.
Las fuentes que apoyan este estudio fueron seleccionadas para que los estudiantes
normalistas comprendan los contenidos de este curso y los vinculen con los conoci-
mientos teóricos y la práctica pedagógica, así como con las otras asignaturas de su
formación docente inicial.
Orientaciones generales para el desarrollo
del curso
Las siguientes orientaciones tienen como fin ofrecer a maestros y estudiantes diversas
opciones para organizar el trabajo del curso y aprovechar los materiales propuestos. Es
importante reiterar que con estas orientaciones se pretende dar continuidad al trabajo
iniciado el semestre anterior, por lo que es conveniente comenzar el estudio del pro-
grama con una exploración general de los temas.
• Aportes teóricos diversos. Se promueve el acercamiento a las explicaciones de or-
den científico sobre los temas que son motivo de análisis, con el propósito de
que los alumnos continúen el estudio sistemático del cuerpo humano y desarro-
llen habilidades que les permitan usar la teoría como una herramienta de análisis
y vincularla con la práctica educativa.
• Ideas previas de los estudiantes. Es primordial considerar las ideas previas de los
estudiantes normalistas como un referente para el desarrollo del curso. Con-
viene tener presente que dichas ideas deberán evolucionar hacia la elaboración
de conceptos y la comprensión de los procesos que son objeto de estudio de este
programa. Para indagar las concepciones previas del grupo no es suficiente con
3
plantear preguntas al iniciar un tema; es preciso recurrir a distintas estrategias
como el diseño de esquemas, la escritura individual de textos breves, la aplica-
ción de cuestionarios, la organización de mesas redondas o la identificación de
situaciones problemáticas que pueden convertirse en instrumentos para valo-
rar los avances obtenidos durante el curso.
• Análisis y reflexión de ideas a partir de consultar diversos materiales. El análisis y la
reflexión son habilidades que se promueven a través de distintos recursos. El
programa propone un conjunto de textos cuya lectura individual o colectiva es
imprescindible para la adquisición de los conocimientos y para entablar una discu-
sión argumentada; por esta razón, es conveniente propiciar, junto con la lectura de
textos, la elaboración de mapas conceptuales, ensayos breves y diversos registros
de información, a través de los cuales cada estudiante exprese sus ideas, puntos
de vista y conclusiones, que le permitan establecer correlaciones entre la teoría
y la práctica al realizar observaciones en el contexto escolar o fuera de él.
• Trabajo en equipo. Este tipo de trabajo resulta productivo si se organizan las
tareas con un referente común que permita aportar elementos para el análisis
y la discusión. Conviene precisar que el trabajo en equipo sólo es formativo si
se apoya en el esfuerzo individual de sus integrantes y si éstos obtienen una
visión de conjunto del tema estudiado que sirva de apoyo para el intercambio
colectivo. Debe evitarse un trabajo de equipo que fragmente y aísle las tareas,
que no permita valorar el esfuerzo personal y no integre coherentemente el
esfuerzo de todos.
• Actividades prácticas. Constituyen un recurso valioso mediante el cual los estu-
diantes normalistas reconocen en sí mismos, en sus compañeros y en otras
personas, las manifestaciones fisiológicas del organismo. Es conveniente que,
antes de realizar las actividades, se definan su propósito y los aspectos específi-
cos que interesa conocer. De igual manera, la secuencia de las actividades, de
acuerdo con los propósitos del curso, debe procurar su desarrollo oportuno
en los espacios, en los tiempos y con los recursos establecidos; por esta razón,
maestro y estudiantes deben acordar dónde, cuándo y con qué materiales se
llevarán a cabo las actividades.
• Relación con otras asignaturas del plan de estudios. Para lograr un vínculo más
estrecho entre los contenidos es recomendable aprovechar las reuniones cole-
giadas, los resultados de las actividades prácticas y las lecturas realizadas en
las diferentes asignaturas del plan de estudios. Las bases de este trabajo serán los
programas de estudio desarrollados en los semestres anteriores y durante este.
4
Sugerencias para la evaluación
Para evaluar el logro de los propósitos de cada bloque, así como del curso en su
conjunto, se requiere definir criterios que permitan identificar los avances y las difi-
cultades que presentan los estudiantes y también qué tanto han sido adecuadas las
formas de enseñanza y las condiciones en que éstas se realizan.
Antes de iniciar el curso es importante que el maestro planifique los momentos en
que realizará actividades específicas de evaluación, así podrá dosificar los contenidos y
prever el tiempo y los recursos que se requerirán; además, es pertinente que, desde el
principio del semestre, acuerde con sus alumnos las formas de evaluar, de esta manera
todos podrán orientar su desempeño según los compromisos establecidos.
La evaluación tiene que ser congruente con el enfoque del programa, los propósitos
educativos y las actividades de enseñanza, y podrá realizarse al inicio del semestre, en cada
sesión, al finalizar un tema o durante y al final del semestre.
Para valorar los aprendizajes de los alumnos, será factible considerar los argumen-
tos que expresan en clase, las preguntas que formulan, su intervención efectiva en los
trabajos de equipo, así como los ensayos, las actividades didácticas, los registros de
lectura y las indagaciones realizadas. Si se aplican pruebas escritas, de preferencia éstas
deben plantear retos a los estudiantes, por ejemplo: que puedan confrontar su capa-
cidad de análisis, juicio crítico, comprensión, relación, síntesis o argumentación.
Lo importante es que la evaluación se realice de manera permanente, se asuma
como una extensión de las actividades de enseñanza y resulte formativa para estudian-
tes y profesores; es decir, que aporte información para corregir y mejorar su participa-
ción y los resultados del proceso educativo.
Será el maestro, tomando en cuenta las opiniones de los alumnos, quien decida los
momentos e instrumentos adecuados para que la evaluación sea formativa. A conti-
nuación se proponen algunos indicadores para orientar el proceso de evaluación du-
rante el curso, caracterizado por los principios de continuidad, sistematización y
flexibilidad:
• Interpretación de los datos que se obtienen al realizar observaciones en dife-
rentes contextos.
• Elaboración de explicaciones propias sobre los conceptos que se analizan, a
partir de los textos estudiados y las experiencias de indagación.
• Organización de las ideas para presentarlas en forma ordenada al redactar o
exponer un tema.
• Actitudes de participación y compromiso con las actividades planteadas, interés
para acercarse al conocimiento y los valores mostrados a través del respeto y
la tolerancia durante el curso.
• Sistematización de la información para cuestionar, plantear problemas e identi-
ficar los desafíos que los contenidos de la asignatura, aplicados en las prácticas
educativas, representan para el maestro de educación física.
5
Propósitos generales del curso
Con el análisis de los contenidos y la realización de las actividades sugeridas en este curso
se espera que los estudiantes:
1. Continúen el estudio de la anatomía y de los procesos fisiológicos que se pro-
ducen en los distintos sistemas que integran el cuerpo humano como unidad
funcional.
2. Analicen las relaciones que se dan entre los procesos fisiológicos y la realiza-
ción de la actividad física.
3. Obtengan elementos suficientes para la toma de decisiones en la aplicación
de estrategias didácticas apropiadas a las características físicas de los alumnos de
educación básica.
4. Reconozcan que las actividades motrices se manifiestan en dos dimensiones:
una, funcional y anatómica, y la otra, como una expresión inteligente del movi-
miento.
Organización por bloques
Bloque I. El sistema digestivo: su estructura y función en el proceso
nutricional de niños y adolescentes
Temas
1. Características generales de los macronutrientes y micronutrientes en la ali-
mentación del ser humano.
• Carbohidratos: azúcares y almidones.
• Proteínas de origen vegetal y animal.
• Grasas saturadas e insaturadas.
• Vitaminas, minerales y agua.
2. La importancia de conocer las necesidades nutricionales, energéticas y de
hidratación durante las actividades de educación física.
3. Estructura y función del aparato digestivo y de los órganos auxiliares.
• Fases del proceso digestivo: a) digestión, b) absorción y c) excreción de de-
sechos.
Bibliografía y otros materiales básicos1
Pascual Brumós, Isabel (1998), “La dieta equilibrada: aspectos cuantitativos y cualitativos de la
dieta”, en Isabel Pascual Brumós et al., Manual del técnico deportivo. Segundo nivel, Zara-
1
La bibliografía, en todos los bloques, se anota en el orden en que se utilizarán para la
realización de las actividades.
6
goza, Departamento de Educación y Cultura-Gobierno de Aragón/Mira Editores,
pp. 200-209.
Giordan, André (2000), “Soy lo que como”, en Mi cuerpo, la mayor maravilla del mundo. Un viaje
singular por la “empresa” más perfecta, Esther Andrés (trad.), Barcelona, Plaza y Janés,
pp. 77-85.
King, Vivienne (dir.) (1994), “Aparato digestivo”, en Atlas del cuerpo. Aparato digestivo y sistema
inmunológico, México, Discovery Channel/Videovisa (Descubriendo el mundo), 00:00 al
00:16 (videocinta).
Gorrotxategi, Antxon y Patxi Aranzabal (1996), “Aparato digestivo”, en El movimiento humano.
Bases anatomo-fisiológicas, Madrid, Gymnos (Deporte y salud), pp. 173-178.
Bibliografía complementaria
González-Ruano, Enrique (1999), “Carbohidratos”, “Proteínas”, “Grasas” y “Los líquidos y los
minerales”, en Guía de alimentación del jugador de fútbol, Madrid, Gymnos, pp. 23-52 y
73-77.
Beal, Virginia A. (1999), “Necesidades de nutrientes y raciones dietéticas recomendadas” y “Ener-
gía”, en Nutrición en el ciclo de vida, México, Limusa, pp. 386-390.
Pascual Brumós, Isabel (1997), “Sistema digestivo”, en Isabel Pascual Brumós et al., Manual del
técnico deportivo. Primer nivel, Zaragoza, Departamento de Educación y Cultura-Gobier-
no de Aragón/Mira Editores, pp. 156-161.
VanCleave, Janice (1997), “Procesador de alimentos. Cómo funciona tu aparato digestivo”, en
Anatomía para niños y jóvenes, México, Limusa, pp. 159-166.
Actividad introductoria al curso
Para que los alumnos normalistas continúen con la revisión de los componentes del
cuerpo humano y reconozcan la importancia de su estudio en la formación del futuro
docente de educación física, realizar las siguientes actividades:
Revisar el “Inventario de órganos” (ficha 1).
• Identificar, con el número uno en la ficha, los órganos que se estudiaron en el
primer curso de la asignatura y con el número dos los que creen que serán
revisados en el presente curso.
Ficha 1. “Inventario de órganos”.
Cavidad bucal Bronquios Pene
Labios Cerebro Testículos
Lengua Médula espinal Glándulas mamarias
Dientes Meninges Vagina
7
Glándulas salivales Nervios Útero
Esófago Tiroides Trompas de Falopio
Estómago Suprarrenales Ovarios
Intestino delgado Timo Uretra
Hígado Corazón Vejiga
Páncreas Vasos sanguíneos Uréteres
Vesícula biliar Tráquea Riñones
Colon Sangre Amígdalas
Músculos Fosa nasal Órgano del gusto
Médula ósea Laringe Mucosas (digestivas,
respiratorias y vaginales)
Huesos Ligamentos Uñas
Tendones Cápsulas articulares Pelo
Meniscos Piel Faringe
Después, escuchar y meditar sobre la siguiente reflexión de André Giordan (leer
pausadamente):
“Si sólo respirara, todo sería sencillo. Pero me muevo, siento, paladeo, oigo,
veo, escribo, sueño, como, bebo, salivo, digiero, orino, sudo, defeco, hablo, ten-
go hipo, río, pago impuestos, lloro... Y a veces pienso”.
Responder la pregunta: ¿cuáles son los órganos que participan en las funciones
que se mencionan en la reflexión de Giordan?
Para concluir la actividad, socializar las respuestas del grupo.
Actividades sugeridas
Tema 1. Características generales de los macronutrientes y micronutrientes
en la alimentación del ser humano
Para actualizar a los alumnos en el estudio sistemático de los procesos básicos del
organismo, en cuanto a la obtención de los nutrientes necesarios para su funcionamien-
to, abordar lo referente a sustancias nutricias: macronutrientes y micronutrientes.
1. En grupo, nombrar un moderador y un secretario que anote lo que, mediante la
técnica de “lluvia de ideas”, expresan los estudiantes en torno a las siguientes cues-
tiones:
• ¿Qué son los carbohidratos, las proteínas, las grasas, las vitaminas y los minerales?
• ¿En qué se diferencian unos nutrientes de otros?
• ¿Qué proporción de cada uno de los nutrientes son necesarios para una ade-
cuada alimentación?
• ¿Para qué le sirve al organismo el consumo del agua?
8
Hacer una clasificación de las ideas vertidas de acuerdo con el orden de las pregun-
tas y elaborar un escrito.
2. En grupo leer y comentar “La dieta equilibrada: aspectos cualitativos y cuantitati-
vos de la dieta”, de Isabel Pascual Brumós. Realizar la actividad en dos momentos: uno
en relación con el apartado de macronutrientes (pp. 200-205), y el otro en cuanto a
micronutrientes (pp. 205-209).
a) Primero, contrastar el escrito del grupo realizado en la actividad anterior, con la
información obtenida en la lectura sobre macronutrientes. Con base en ésta
preparar argumentos que confirmen o invaliden el escrito y posteriormente
elaborar un cuadro donde describan los tipos de macronutrientes, su función,
su clasificación y algunos ejemplos de alimentos que los contienen.
b) Segundo, organizar equipos de cuatro integrantes para que realicen las siguien-
tes actividades:
• Analizar el cuadro seis (pp. 208-209), que muestra las características de dife-
rentes vitaminas.
• Tomando como referencia el cuadro seis, elaborar uno similar para describir
los minerales.
Tema 2. La importancia de conocer las necesidades nutricionales, energéticas y de
hidratación durante las actividades de educación física
El cuerpo necesita combustible para funcionar y estar en movimiento, el cual se obtiene
del consumo de alimentos y de su oxidación; la mayor proporción de requerimientos
corresponde a los carbohidratos y, en forma descendente, a las grasas, las proteínas, las
vitaminas y los minerales; asimismo, es necesario que el cuerpo se hidrate mediante el
consumo de agua. Las siguientes actividades están encaminadas a la comprensión de la
importancia de estos nutrientes.
1. Para desarrollar esta actividad, solicitar a los estudiantes que dispongan de diver-
sos alimentos, como: pan salado, pan dulce, avena, granola, cereales, zanahorias, manza-
nas, peras, papaya, limones, naranjas, yogurt, huevos, nueces, cacahuates y pastelillos.
El titular de la asignatura expone al grupo, con el apoyo de láminas que contengan
información sobre las características de la pirámide nutricional o, como actualmente se
concibe, plato del buen comer (pueden ser tomadas de enciclopedias, libros o produc-
tos comerciales), con la finalidad de que analicen la lógica de su estructura y los compo-
nentes de cada grupo de alimentos, haciendo énfasis en los requerimientos nutricionales
de los niños y los adolescentes de educación básica.
Tomando como referencia la exposición, pedir a los alumnos que organicen los
alimentos solicitados formando la pirámide nutricional.
2. A partir de la actividad anterior y de los productos de las actividades del tema 1,
diseñar, con apoyo del profesor, una cuyo propósito sea orientar a los alumnos de
9
educación básica sobre la importancia de conocer las necesidades nutricionales y de
hidratación para la realización de actividades de educación física.
Para tal propósito, realizar una indagación en los contenidos de los Libros de Texto
Gratuitos de Educación Primaria (Integrado de primero y segundo grado y Ciencias Na-
turales de tercero a quinto grado), y establecer la relación que existe entre la información
encontrada en los libros y el contenido del tema.
Tema 3. Estructura y función del aparato digestivo y de los órganos auxiliares
El cuerpo humano se asemeja a una máquina compleja donde funcionan: una estación
de energía, una fábrica de químicos y una unidad de desperdicios. Para operarla, lo
único que se necesita es comer. Este tema tiene como propósito conocer la estructura
y las funciones de dicha “máquina”.
1. Leer, en forma individual, “Soy lo que como”, de André Giordan; a partir del tex-
to y haciendo una aproximación al tipo de concepciones que pueden tener los niños y
adolescentes sobre el proceso digestivo, acorde con su etapa de desarrollo, responder
las siguientes interrogantes:
• ¿Cómo explicar estos conceptos a los alumnos de educación básica?
• ¿Cuál sería el papel del educador físico en el tratamiento de este tipo de temas?
• ¿Cómo vincular el trabajo de los profesores de educación física con el de los pro-
fesores de los grupos escolares, para apoyar el estudio de estos temas por parte
de los alumnos?
En grupo, comentar y elaborar conclusiones que sirvan de base para organizar una
mesa redonda donde se socialicen las respuestas y conclusiones vertidas.
2. De acuerdo con el número de integrantes del grupo, distribuir tarjetas en las que
ésten escritos los nombres de los órganos del sistema digestivo. Tomando como referen-
cia las tarjetas, organizar equipos conforme a la función y secuencia de los órganos del
sistema digestivo, desde su inicio y hasta donde concluye el proceso digestivo. Se puede
incluir la variante de que cada estudiante dramatice el proceso.
Evaluar el resultado de la actividad, entre todos los integrantes del grupo, con el fin
de que reconozcan sus saberes previos respecto al sistema digestivo y analicen la posi-
bilidad de realizar una actividad semejante con los alumnos de educación básica.
3. En grupo ver, el video “Aparato digestivo”, de Vivienne King, y analizarlo a partir
de reconocer: ¿por qué nuestro cuerpo necesita alimentarse?, ¿qué ocurre con los
alimentos que ingerimos? En este proceso, ¿cuál es la función del hígado?
4. Con base en el video y en los conocimientos expuestos en la actividad anterior
sobre el sistema digestivo, compararlos con el resultado de la actividad 2 y comen-
tar brevemente, en reunión plenaria, la importancia de que el educador físico conozca
la estructura y la función del sistema digestivo.
10
5. Leer individualmente “Aparato digestivo”, de Antxon Gorrotxategi y Patxi Aran-
zabal, y en grupo y con ayuda del titular de la asignatura:
• Preparar un cuadro descriptivo donde expongan las fases del proceso digestivo:
a) digestión, b) absorción y c) excreción de desechos.
• Elaborar un esquema para identificar las relaciones y repercusiones del funcio-
namiento del sistema digestivo y de los órganos auxiliares en el organismo.
6. Elaborar carteles o un periódico mural para difundir, en la escuela normal, la
importancia del funcionamiento del sistema digestivo en la actividad física de niños y
adolescentes con base en:
• La estructura y función del proceso nutricional de niños y adolescentes.
• Los contenidos de los Libros de Texto Gratuitos de Educación Primaria de
primero a sexto grado de Ciencias Naturales, referidos al tema. Aprovechar la
revisión de los libros de texto efectuada en el tema 2 de este bloque.
• Un análisis de cómo el educador físico puede contribuir, desde su práctica do-
cente, a reforzar los aprendizajes de niños y adolescentes de educación básica.
Bloque II. El papel fundamental de los procesos bioquímicos
para generar movimiento
Temas
1. Metabolismo basal. Energía química que se transforma en energía mecánica.
2. Sistemas de producción de energía: AA = Anaeróbico Aláctico, AL = Anaeróbico
Láctico y AE = Aeróbico.
• ¿Dónde y cuándo se genera la energía?
• Productos de desecho: ácido láctico, bióxido de carbono (CO2), agua (H2O),
cuerpos cetónicos, urea y creatinina.
• Los sistemas de producción de energía en relación con la duración de las
actividades físicas.
3. Modalidades de metabolismo energético que deben considerarse en el diseño
de actividades físicas, a partir del tiempo de puesta en marcha, la potencia y la
duración de las necesidades del trabajo muscular: AA = Anaeróbico Aláctico, AL
= Anaeróbico Láctico y AE = Aeróbico.
Bibliografía básica
Pascual Brumós, Isabel (1998), “Nutrición y actividad física” y “Metabolismo basal y calorías”, en
Isabel Pascual Brumós et al., Manual del técnico deportivo. Segundo nivel, Zaragoza, Depar-
tamento de Educación y Cultura-Gobierno de Aragón/Mira Editores, pp. 193 y 193-197.
11
Gorrotxategi, Antxon y Patxi Aranzabal (1996), “Producción de energía”, en El movimiento hu-
mano. Bases anatomo-fisiológicas, Madrid, Gymnos (Deporte y salud), pp. 109-123.
Boné Pueyo, Alfredo (1998), “Procesos energéticos y actividad física: sistema aeróbico y anaeró-
bico”, en Isabel Pascual Brumós et al., Manual del técnico deportivo. Segundo nivel, Zaragoza,
Departamento de Educación y Cultura-Gobierno de Aragón/Mira Editores, pp. 109-126.
Bibliografía complementaria
Bravo Berrocal, Rafael (2001), “Metabolismo, alimentación y nutrición”, en Fundamentos anató-
mico-fisiológicos del cuerpo humano aplicados a la educación física, t. II, Málaga, Aljibe, pp.
95-112.
Bowers, Richard W. y Edward L. Fox (2000), “Sistemas energéticos” y “Actividad deportiva y el
continuo energético”, en Fisiología del deporte, México, Editorial Médica Panamericana,
pp. 14-34 y 38-50.
Actividades sugeridas
Tema 1. Metabolismo basal. Energía química que se transforma en energía mecánica
La función principal de todos los fenómenos digestivos y metabólicos del organismo es
proporcionar energía para efectuar las distintas funciones corporales. Se necesita de la
energía química y de la energía mecánica para cualquier actividad que implique movi-
miento y, en general, para todas las funciones orgánicas. Para su mejor comprensión se
proponen las siguientes actividades.
1. En equipos de tres integrantes realizar una breve consulta a cinco personas,
entre los compañeros de los diferentes grupos y los profesores de la escuela normal,
acerca de:
• ¿Cuál es la principal función del proceso digestivo?
• ¿Qué es el metabolismo?
• ¿En qué consisten los requerimientos calóricos?
• ¿Qué tipo de acciones pueden modificar el metabolismo basal?
• ¿Por qué es importante tener conocimiento sobre estos temas?
Para analizar los resultados obtenidos, hacer una indagación bibliográfica sobre los
temas que abordan las preguntas de la consulta y clasificar las respuestas de acuerdo
con los siguientes criterios:
• Respuestas correctas e incorrectas.
• Respuestas en las que se solicita conocer las respuestas correctas.
• Respuestas que solicitan fuentes para consultar la información.
• Comentarios adicionales.
• Razones de la importancia de contar con estos conocimientos.
12
De forma individual, con la información que se obtuvo en la actividad anterior, escri-
bir un comentario acerca de cómo el futuro educador físico puede difundir entre la
comunidad escolar por qué es importante conocer la función metabólica, este co-
mentario se utilizará después, al igual que el producto de la siguiente actividad.
2. Leer individualmente los textos “Nutrición y actividad física” y “Metabolismo basal
y calorías”, de Isabel Pascual Brumós, y responder los siguientes cuestionamientos:
• ¿Cuál es la principal función de los procesos digestivos y metabólicos del orga-
nismo?
• ¿Qué se conoce como metabolismo y cuáles son los factores que lo modifican?
• ¿Qué es el metabolismo basal, de qué depende y cómo se determina?
• ¿En qué se basan los requerimientos calóricos de las personas?
Con asesoría del titular de la asignatura, comentar en el grupo acerca de las calorías, el
contenido energético de los alimentos y su liberación, así como de las necesidades ener-
géticas diarias y el gasto energético durante la actividad física de los niños y los adolescentes
de educación básica.
• Integrar equipos con tres estudiantes para describir y calcular las necesidades
energéticas diarias de cada uno tomando en cuenta el peso, la estatura, la edad
y el sexo. Luego, de manera individual, realizar el ejercicio con tres personas de
la comunidad (familiares o conocidos a partir del tipo de actividad que realizan)
y elaborar un reporte donde hagan un análisis comparativo de los datos obteni-
dos.
• Finalmente, en plenaria, comparar las respuestas con el comentario que escri-
bieron en torno a la importancia de conocer el funcionamiento del metabolis-
mo basal, realizado en la primera actividad. Por escrito, elaborar conclusiones
acerca del tema.
Tema 2. Sistemas de producción de energía: AA = Anaeróbico Aláctico, AL = Anaeróbico
Láctico y AE = Aeróbico
El principal elemento para generar el movimiento a través del aparato locomotor es el
músculo, que está formado por células que se encargan de producir dicho movimiento
a partir de la conversión de la energía química en energía mecánica. Para comprender
este tema se proponen las siguientes actividades.
1. En equipos de trabajo de tres integrantes, buscar en diversas fuentes: bibliográ-
ficas, documentales o Internet, acerca del concepto de energía y las diferentes formas
que adopta. Entregar por escrito el resultado de su búsqueda.
2. De manera individual, leer “Producción de energía”, de Antxon Gorrotxategi y
Patxi Aranzabal, e ir subrayando las palabras cuyo significado les sea desconocido, para
luego consultarlo en libros o diccionarios especializados, con la finalidad de elaborar un
glosario de términos.
13
Identificar las ideas principales de la lectura y, posteriormente, organizar al grupo
en equipos de tres a cinco integrantes con la finalidad de que las consensen y elaboren un
resumen escrito. Elegir a un representante de cada equipo para integrar un grupo de exper-
tos, cuya función será exponer al grupo los resultados de su consenso y, de esta manera,
favorecer la comprensión del tema.
3. Completar el siguiente cuadro con ejemplos que vinculen las diferentes formas
que presenta la energía en la actividad física.
Actividad física Tipo de energía
Potencial
Cinética
Química
Mecánica
4. Organizar al grupo en equipos de cuatro integrantes, asumiendo cada uno un rol
para participar en una sesión de trabajo práctico: un instructor, dos ejecutantes y un
relator.
El rol para cada alumno consiste en:
• Instructor: selecciona los ejercicios físicos o las actividades prácticas que impli-
quen diferentes ritmos de movimiento, basándose en el continuo energético y
las vías de obtención de energía: AA, AL y AE.
• Ejecutantes: realizan las actividades prácticas que el instructor les indique, aten-
diendo los cambios fisiológicos que se producen en su cuerpo como resultado
de la actividad (frecuencia cardiaca y respiratoria). Deben contar con un cronó-
metro o reloj con segundero para verificar su frecuencia cardiaca al finalizar
cada ejercicio.
• Relator: hace el seguimiento de la actividad, tomando nota del tiempo efectivo
de duración de cada ejercicio, frecuencia cardiaca y respiratoria, manifestacio-
nes de fatiga, sudoración excesiva, enrojecimiento de la piel, entre otras, que
presentan los ejecutantes durante la actividad.
Solicitar a los alumnos que retomen el análisis


Use: 0.0438